Posteado por Amarna Miller el 16 may 2016 en Cosas Interesantes, Cosas que me pasan, Entrevistas | 20 Comentarios

“El cuerpo como acción política”, un artículo sobre la objetificación del cuerpo femenino para Vice Magazine.

“El cuerpo como acción política”, un artículo sobre la objetificación del cuerpo femenino para Vice Magazine.

Como siempre, más vale tarde que nunca. ¿Os acordáis del revuelo que se montó cuando publiqué aquella foto en la que apoyaba a Podemos?
Eran las elecciones generales en España y decidí romper una lanza para apoyar al partido que más comulga con mis creencias e ideales.

cambio_Amarna1

Se me acusó a través de los medios de muchas cosas, entre ellas de estar objetificando mi propia imagen para vender un producto y llamar la atención gratuitamente. Y como se me da muy mal estar callada, escribí este artículo para Vice Magazine llamado “El cuerpo como acción política”. En él hablo de las diferencias entre empoderamiento y objetificación sexual, y cómo usar el cuerpo desnudo para criticar las situaciones con las que no estás de acuerdo.

Screen Shot 2016-04-06 at 14.23.06 copy

Os lo dejo por aquí para que podáis echarle un ojo, aunque no os olvidéis de visitar la página de ViceLos comentarios merecen la pena.

¡Decidme qué opináis en los comentarios!

Hace un par de días y con la excusa del famoso debate electoral, publiqué una foto en twitter en la que mostraba mi apoyo a Podemos. Errejón me retuiteó, y por supuesto las críticas no tardaron en llegar ¿El número dos de un partido político apoyando públicamente la propuesta de una actriz porno?

Lo que más ha molestado a las masas ha sido que en la imagen apareciese desnuda, en una pose explícita. Se ha tildado mi acción de machista y se me ha acusado de banalizar el uso de mi propio cuerpo. Por todo esto he decidido reflexionar en voz alta sobre quién impone los límites que hemos de marcar a la hora de exponer nuestra imagen de forma publica. ¿Puede el sexo y la polémica que lo acompaña ayudarnos a la hora de luchar por nuestras causas, o por el contrario hace que el discurso que intentamos lanzar pierda valor? O dicho de otra manera ¿Es lícito usar el cuerpo como acción política?

LA OBJETIFICACIÓN SEXUAL
El primer punto sobre el que tenemos que enfocar nuestra atención es el de la objetificación sexual. Como bien explica el ilustrador Ronnie Ritchie en “Diferencias entre empoderamiento y objetificación sexual”, lo que importa a la hora de juzgar una imagen es preguntarnos quien tiene el poder sobre ella. Si he sido yo misma, en pleno uso de mis facultades la que he decidido incitar a mis seguidores a votar en las próximas elecciones del día 20 usando mi cuerpo y una foto impactante como reclamo ¿Dónde está el problema?
Habría sido diferente si, digamos, un partido político hubiese elegido una de mis fotos para promocionar su campaña sin que medie consenso por mi parte. En ese caso el poder no está en mis manos y por tanto, estarían convirtiendo mi cuerpo y mi imagen en un objeto para apoyar su causa.
Como dijo la activista y crítica de arte Lucy Lippard “Cuando las mujeres usan su propio cuerpo en su obra están usándose a si mismas; un importante factor psicológico hace que sus cuerpos y sus caras pasen a convertirse de objeto a sujeto”.

PÚBLICO, PRIVADO, POLÍTICO

Ahora que este punto ha quedado claro debemos enfrentamos a la eterna disputa entre qué se considera apto para mostrarse en público y qué debería quedar relegado al ámbito de lo privado. ¿Cuál es la forma óptima de reivindicar nuestras ideas? ¿Dónde acaban nuestras libertades? Este debate cobra aún más importancia cuando hablamos de temas considerados tabú en nuestra sociedad: el sexo, el cuerpo desnudo, la política y un largo etc… Por una parte se reivindica lo moralmente aceptable mientras que en el otro extremo de la balanza encontramos la defensa de los derechos individuales. ¿Es “correcto” utilizar el sexo como arma política?
Decía el escritor David Halperin hablando de las ideas del filósofo francés Foucault“[...] Podría decirse que el régimen moderno de la sexualidad nos quita nuestra libertad en nombre de la libertad -o para ser más precisos, nos quita nuestra libertad imponiéndonos su propia clase de libertad, exigiéndonos ser “libres” de acuerdo a sus definiciones y construyendo la libertad como un “privilegio” que debemos, bajo pena de perderla, usar con responsabilidad y nunca abusar. [...]“. Personalmente no pienso que exista una forma “correcta” y otra “incorrecta” de mostrar nuestras libertades. Siempre y cuando no dañemos a nadie en el proceso, clamar por nuestras ideas y apoyar las causas en las que creemos es un derecho que todos deberíamos demandar.

Considerándome partidaria de la corriente feminista pro sex, creo que la autonomía sexual es un componente esencial de la libertad que las mujeres debemos aún reclamar a esta sociedad. A estas alturas supongo que todos habremos oído el “Mi cuerpo, mis reglas”.

Y si esta fotografía ha llamado la atención de los medios es porque aún nos queda mucho camino por recorrer a la hora de normalizar el sexo y los sujetos que se declaran abiertamente sexuales, especialmente si dichos sujetos son mujeres. Recordemos que cuando Albert Rivera apareció desnudo en su campaña para la candidatura de la Generalitat de Cataluña se calificó su foto de “trasparente y sencilla” y “sin complejos” , pero nadie le acusó de estar objetificando su cuerpo. De hecho según las encuestas públicas un 43% consideró el gesto como “brillante y creativo”, un 28% opinó que era “coherente con su lema” y tan solo un 29% lo entendió como “exhibicionismo gratuito”. ¿Si Albert fuese una mujer, habría sucedido lo mismo?

albert-rivera-desnudo-square
‘¿Si Albert fuese una mujer, habría sucedido lo mismo?’

¡Y no sólo eso! Me da pena que muchos de los artículos que han publicado esta noticia parecen confundidos y sorprendidos de que el apoyo político provenga de una actriz porno , como si fuese extraño que una trabajadora sexual tenga intereses más allá del sexo. (“Errejón sube la temperatura de Twitter con una foto muy sugerente” y “Coleta morada se pone a cien” son algunos de los penosos titulares que he podido leer.) La eterna batalla contra la que hemos de luchar las mujeres: si te muestras como un ente sexual tu discurso pierde valor. ¿No es este el verdadero comportamiento machista? ¿No es esta la verdadera objetificación?

Viendo la sorpresa de los medios al descubrir que las actrices porno tenemos intereses políticos hemos de plantearnos si en el imaginario colectivo dos áreas aparentemente tan separadas como el sexo y la política pueden interseccionar entre si.

El ejemplo perfecto se dio el año pasado. La polémica saltó a los medios convencionales cuando la actriz porno libanesa Mia Khalifa protagonizó una escena X en la que usaba el hiyab, velo tradicionalmente usado por las mujeres musulmanas para cubrir la cabeza y el pecho. Como respuesta, recibió amenazas de muerte y la crítica de los medios, poniendo de lleno sobre la parrilla la idea de desafiar los convencionalismos con tu cuerpo. Hasta su propia familia hizo público un comunicado en el que se desvinculaba de sus actos. Mia pasó de actriz porno a revolucionaria política en tan solo un par de días y usó la polémica que sin querer había creado su video para reivindicar la falta de libertades, especialmente si eres mujer, especialmente si eres trabajadora sexual, especialmente si tus orígenes son musulmanes.

“Creo que debemos luchar con nuestros cerebros y no con nuestras vaginas”, escribió la feminista Juliana Yazbeck sobre Mia sin recordar que la utilización de nuestro cuerpo es también una forma de lucha, tan válida como cualquier otra. Que se lo digan a FEMEN, y sus famosas manifestaciones en topless para atraer la atención de los medios hacia su discurso. Hemos de reconquistar el poder sobre nuestro cuerpo.

Mientras escribo este artículo sólo puedo pensar en la cantidad de artistas que han empleado su cuerpo como arma arrojadiza para criticar situaciones polémicas: la lucha feminista, el racismo, los roles de género, la depresión económica, la guerra… Dentro de la corriente artística conceptual del Body art el cuerpo forma parte de la obra, convirtiéndose en lienzo para el discurso del artista. El Performance art o Fluxus son otros de los movimientos que han usado el cuerpo femenino en su discurso. Carolee Schneeman, Yoko Ono, Ana Mendieta y un largo etc… han utilizado su cuerpo para defender sus ideas. ¿Es su manera de hacerlo más válida porque ellas son artistas?

“¿Qué cree usted que es un artista?” Dijo Picasso “¿Un imbécil que sólo tiene ojos si es pintor, oídos si es músico o una lira que ocupa todo su corazón si es poeta? Bien al contrario, es un ser político, constantemente consciente de los acontecimientos estremecedores, airados o afortunados a los que responde de todas maneras. No, la pintura no se hace para decorar pisos”.

En los tiempos de cambio hacen falta acciones polémicas, que atraigan la atención sobre los problemas y las situaciones que merecen importancia.

Nuestra responsabilidad, como seres humanos, como personajes públicos, como sujetos que tienen la capacidad de razonar y habitantes de una sociedad llena de desigualdades es visibilizar las situaciones con las que no estamos de acuerdo. Luchar por nuestros ideales. ¿Dónde quedaron los poetas, los actores, los pintores, los escritores que lucharon con uñas y dientes por defender aquello en lo que creían?

Acciones como esta atraen la atención hacia problemas que aún necesitan una solución. La normalización del cuerpo desnudo, la trabajadora sexual como ente pensante, la mujer como sujeto activo.

Ya lo dijo la artista Barbara Kruger: el cuerpo de la mujer es un campo de batalla. Y lo que yo tengo claro es que mi cuerpo es y será mi lienzo y sólo yo puedo imponerle mordazas y fronteras.


20 Comentarios

  1. Si alguien te fuerza a rodar una escena contra tu voluntad, ya hay un nombre para ello: esclavitud.

    Si alguien se apropia de tu imagen sin tu consentimiento, ya hay un nombre para ello: robo.

    Si la objetivización se refiere al uso del cuerpo sin el consentimiento (o con un consentimiento bajo coacción) del interesado/a, ¿que sentido tiene un nuevo término para algo que ya tiene términos perfectamente definidos?

    Tengo la sensación de que el elefante en la habitación del que no se quiere hablar: “objetivización” es un término ambigüo, sobre el que nadie se pone de acuerdo y que cada uno usa a su manera. Es un término creado ex profeso de manera ambigüa para permitir que, al igual que ocurre con el de “terrorismo”, pueda ser lanzado y usado al antojo del usuario sobre aquello (o aquella) a quien interese atacar. Lo paradójico del asunto es que, siendo un término creado por el feminismo en su propio interés, termine ahora siendo usado para atacar al feminismo pro sex. Cosas de la vida, a veces Saturno devora a sus hijos.

  2. Wow al leer esto veo q mi pais es mas abierto en comparacion con España.

  3. Perdonarme pero voy a hacer una pregunta muy estúpida:
    ¿Y qué problema hay con esa imagen?
    Lo único que Marina ha hecho es el uso de la libertad de expresión que todo ciudadano español tiene por derecho; Ella creía que esa era la mejor forma de dar su apoyo a un movimiento con el que se siente identificada, no veo que problema puede haber con eso, mientras no se meta con nadie ni le falte al respeto a ninguna persona no entiendo que tiene de malo.

    Bueno y creo que yo mismo voy a responder a la pregunta:
    El único problema es que es una actriz porno, una mujer que ha roto las cadenas de lo políticamente correcto, que se desmarca de la corriente que la sociedad intenta imponernos a todos y que amenaza con convertirse en un ejemplo para el resto de mujeres subyugadas al machismo de la sociedad actual.

    ¡Vamos hombre! es como si alguien se hubiese quejado cuando mis compañeros y yo saltamos en 2011 a un concierto en Baracaldo con camisetas del partido popular; si al fin y al cabo viene a ser lo mismo pero hecho en otro contexto, ¡yo alucino a veces con la gente!
    Un inciso: no es que apoyásemos al PP, es que queríamos hacer la gracia: y nos pusimos en contacto con representantes de todos los participantes de aquellos comicios para ver si a alguien le interesaba lo que pretendíamos hacer, fue el PP el único que contestó, por eso llevábamos esas camisetas, si otro hubiese contestado antes hubiésemos llevado otras camisetas.

    En su momento algunas personas dijeron de nosotros: qué bonito es que la gente joven se interese por la política.
    No entiendo por qué barias de esas mismas personas critican esta imagen y creo que nunca lo voy a entender.

    • >> una mujer que [...] amenaza con convertirse en un ejemplo para el resto de mujeres subyugadas al machismo de la sociedad actual.

      Resulta que para otras corrientes del feminismo una actriz porno es una caso paradigmático de mujer subyugada al machismo de la sociedad actual.

      Quizá el problema de “subyugada al machismo de la sociedad actual” es el mismo de cualquier argumento de inspiración post-modernista: puede aplicarse tanto para una posición como para la contraria porque, en el fondo, es una frase con una gran apariencia pero de significado difuso.

      • Una puesta de sol puede ser algo hermoso o algo aburrido, dependerá de los ojos que la estén viendo; la frase: “subyugada al machismo de la sociedad actual” estará a favor o en contra del feminismo, según los oídos que la estén oyendo.
        Para mí no existe la ambigüedad, simplemente la libre interpretación.

        • Es decir, que me das la razón.

          Sí, ya se que no es tu intención ni es lo que has escrito. Pero es que estoy interpretando libremente tu comentario :)

  4. Una aclaración a mi comentario: en ningún momento estuvimos en contacto con el partido popular, ni con las altas esferas ni con los estratos más bajos de la cadena; aquello no fue un acto oficial de campaña, simplemente algo organizado con la militancia local del partido.
    No fue el partido quien nos proporcionó los permisos y el material si no sus simpatizantes.

    De hecho no contactamos con ningún partido de forma oficial, todas las consultas se hicieron a los militantes locales de cada formación política.

  5. Y que?si simpatizas con podemos!como si votas al pp.que esta en las antipodas de mis ideas politicas.Me gustas y punto.tu forma de hablar,de expresarte.de vivir la vida; por no hablar del fisico. De tus artes amatorias.vamos que me encantas! Sigue asi.ahh un apunte.a Albert Rivera si que se le critico por el desnudo;por lo menos aqui en catalunya.

  6. Qué casualidad que publiques esta foto cuando vuelve a empezar la campaña electoral (ironía). Ya que has preguntado, a mí me parece que estás haciendo propaganda para un partido del que no formas parte. Lo cual es bastante imprudente, has estado durante los meses de mayor relevancia y cambios internos del partido en Estados Unidos. ¿Has asistido alguno de los actos? ¿Votado en las consultas? ¿Eres integrante de alguno de uno de los círculos? ¿Tienes alguna idea de quiénes están dentro del partido, a parte de las cabezas visibles? ¿De cómo está funcionando por dentro?

    Sería mucho más coherente que colaborases en el partido sin ponerte en los focos en vez de hacer propaganda aprovechando las olas mediáticas de las ya dos elecciones. Pero claro, así no saldrias en el periódico, ¿no? Y lo más importante es demostrar al mundo que puedes desnudarte y tener cabeza a la vez.

      • Hombre des de cierto punto de vista ¡un poquito de razón sí que tiene Ashtrai ¿no?! Lo que pasa es que le pierden las formas; es un comentario cargado de una excesiva hostilidad, si se me permite la observación.

        No me mal interprétes, no digo que lo que has hecho con esta imagen me parezca mal, yo me reafirmo en mi primer comentario; es más me parece un acto muy inteligente por tu parte: expresas tu apoyo a un movimiento con el que te sientes identificada y a su vez te haces notar entre el gran público.

        La mayoría de actores, músicos, autores y demás artistas, suelen trabajar por satisfacción personal, pero hoy en día si quieres dedicarte a esto de verdad necesitas el apoyo del público, es triste pero es la realidad actual; así que me parece perfecto, expresas tu opinión y te das a conocer.

  7. Respecto al comentario anterior, llama la atención comprobar la intransigencia en este país con la manifestación en público de las afinidades políticas, especialmente si se pertenece al colectivo del mundo del espectáculo o del deporte. En EEUU es habitual el apoyo de actores a candidatos o partidos sin necesidad de pertenecer a dicho partido y la ciudadanía lo asume de forma natural.

    A mi en realidad lo que más me choca del fotomontaje de apoyo a Podemos es que, por el tipo de feminismo que creo que predomina en el partido, la imagen de una actriz porno mostrándose de esta forma debe de producir bastante incomodidad a buena parte de sus bases. Principalmente porque sólo el concepto de porno les parece machista y patriarcal. Y en segundo lugar por la idear de usar el cuerpo como reclamo y su objetualización, que es el aspecto contra el que más y mejor argumenta Amarna.

    Podemos tiene un ideario económico y social que defiendo pero creo que cae en dogmatismos éticos en lo que a moral y costumbres se refiere. Uno de ellos es para mi su concepto de feminismo, en mi opinión intolerante y misándrico, incompatible con el porno sea del cariz que sea y donde desde luego no cabe ni una mamada.

    • No solo en Estados Unidos, en Alemania, Suecia, noruega, Finlandia, Dinamarca, y otros países del noreste de Europa; pero lo que pasa en estos Países es que no se le da apoyo a un partido político, sino a un candidato específico; esa es la razón por la que a la gente le da igual que figuras públicas del mundo del espectáculo den su opinión y puedan respaldar candidaturas políticas.
      En España en cambio no se sigue a los candidatos, generalmente se sigue a los partidos.

    • No tienes ni idea de feminismo, cobrapeople.

      Hace tiempo Amarna subió una foto a Ig con las frases propias de machistas que tratan de atacar al feminismo. Bueno, pues acusar a todo el feminismo de un partido tan grande como Podemos de “misándrico” es una similar. Menuda barbaridad.
      Es más, cuando alguien dice en una misma frase “misandría” y “feminismo” es una señal para empezar a dudar de lo que venga después.

      Y ya con lo de la mamada te has consagrado. “Es un feminismo en el que desde luego no cabe ni una mamada”. Suena a machirulo resentido total.

      La próxima vez que quieras atacar al feminismo intenta al menos usar argumentos.

      • Suponía que me iban a tachar de machista a la primera de cambio. También es habitual que en cuanto se usa la palabra misandria al que la usa le echen a los leones pero al emplear la palabra machismo de forma gratuita para conductas o pensamientos que muchas veces no lo son, pues no pasa nada.

        La palabra mamada la he usado a propósito porque no es políticamente correcta. La palabra técnica debía haber sido felación supongo, que en si como palabra no describe más que una práctica sexual por lo general denigrada por cierto feminismo que encuentra que es una forma de dominación masculina. Por eso me referí a ello, aunque en mi opinión puede responder a ambos escenarios tanto de dominación masculina como femenina.

        Y en cuanto el feminismo en Podemos, evidentemente habrá tantos como círculos o integrantes. Pero en sus clases dirigentes yo si que encuentro actitudes misándricas sin ir más lejos en diputadas como Beatriz Jimeno en Madrid. Pero sólo es la opinión anónima de un marichulo resentido que no tiene ni idea de feminismo.

        • La misma Beatriz Gimeno que debatió el otro día con Amarna, de forma completamente respetuosa y compartiendo opiniones?

  8. Hace poco leí un cómic (antigüillo ya) sobre el tema de el empoderamiento y la cosificación. Lo que parece simplemente un “si tú eres la que enseña, es empoderamiento; si no, cosificación” tiene tantos matices, tantas triquiñuelas, tantas vueltas que aunque uno intente ver quién tiene el poder en qué situación… hay veces en que es complicado. Y cuando eres creador de ficción y tienes personajes femeninos… tela.

    En este caso está claro que sí, que tú eres dueña de lo que haces, pero aunque tu caso sea evidente, hay personas ahí fuera que son juzgadas por hacer esto o más. O menos. Personas que se sienten felices consigo mismas que luego son juzgadas por eso mismo. Hay quien ya te tiene como una enemiga, pero habrá quien te tenga como una aliada y que vea que puedes ser un ejemplo. Eso y ayudar también con la diversidad, porque ante todo, uno debe quererse como es (que sí, que suena a autoayuda o a Mr Wonderful, esto es una burda simplificación de algo más profundo y complejo).

    Pero igual no soy el más indicado para hablar de esto, a fin de cuentas soy hombre blanco cishetero. Y no quiero caer en un mansplaining de manual, es algo que quiero evitar a toda costa.

    Y tu voto es el que es, y apoyas a quien crees que te representa. Yo con Podemos e IU tengo problemas en los aspectos científicos y tecnológicos, la verdad (irónico cuando antes se tomaba a la izquierda como los defensores de la Ciencia), supongo que ser ingeniero hace que mires con lupa algunas cosas… Aunque quiero ver el programa con el que concurrirán, que hayan aprendido tras estos meses, que se retroalimenten y ver así qué nos ofrecen al final.

    (Lo de Albert Rivera… creo que sí hubo alguna que otra crítica, pero lo típico en un país en el que una teta escandaliza)

  9. Saludos Amarna

    En el artículo planteas una serie de cuestiones como ¿Cuál es la forma óptima de reivindicar nuestras ideas? ¿Dónde acaban nuestras libertades? y ¿Es “correcto” utilizar el sexo como arma política? Voy a intentar mostrar mi opinión al respecto contestándolas una por una.

    Respecto a la primera pregunta, creo que la mejor forma de reivindicar una idea depende del tipo de idea que queramos explotar. Personalmente, dada mi vocación docente, intento mostrar mis planteamientos de forma didáctica, intentando que mi interlocutor los analice y comprenda aunque no los comparta. Por otro lado, si la intención es hacer hincapié en una realidad injusta (maltrato animal, agresiones homofóbicas, refugiados, etc.), creo que hay que hacerlo de la forma más directa y descarnada posible para que afecte al máximo a los receptores y produzca empatía hacia los afectados (una especie de “la letra con sangre entra”). Sobre si tu opción fue la más “óptima”, no creo ser el más adecuado para juzgarlo. Es cierto que, al menos para mí, resulta novedosa y distinta a lo acostumbrado, lo que creo que casa muy bien con un partido nuevo y que promulga cambio como es Podemos. De una forma o de otra, ha levantado revuelo y ha creado (más allá de titulares amarillistas) cierto debate y eso nunca está demás. Siempre es necesario un golpe sobre la mesa (intencionado o no) para dejar nuestra condescendencia a un lado y ver qué va mal en nuestra sociedad para intentar cambiarlo.

    En cuanto a dónde acaba nuestra libertad, la respuesta es bien sencilla: donde empieza la de otra persona. Ojo, hablo de donde empieza su libertad, no su capacidad para ofenderse. Decir esto parece algo obvio pero que algo moleste no quiere decir que deba prohibirse o no se pueda usar. De hecho, el arte, entendido como la expresión de un autor y no como un encargo que se hace desde el poder, siempre ha sido transgresor y ha ofendido a muchos. Pero tener una piel más fina o mayor sensibilidad hacia algo no otorga a nadie la superioridad moral para decidir taxativamente sobre ello. De nuevo me voy a lo personal para ilustrar este caso: hay determinados programas de televisión que no soporto por su contenido, la forma que tiene de tratarlo o lo que sea, pero no exijo su desaparición (directamente no los veo). Otra cosa es que falten a la verdad, descalifiquen reiteradamente a una persona o colectivo o presenten unos temas inapropiados para su franja horaria. Entonces sí intervengo y firmo o inicio peticiones para forzar unas disculpas o determinados cambios de franja o contenido, pero no para que desaparezcan porque no tengo más derecho que quienes les gusta verlo o comparten ese punto de vista.

    A la tercera, de utilizar el sexo como arma política… pienso que hoy en día es complicado por la propia concepción que tiene la sociedad acerca del sexo y que también depende de la concepción que se tenga sobre la persona que lanza el mensaje. El caso que nos ocupa es el mejor ejemplo de ello: parece que, por tu profesión, no puedes tener conciencia u opinión política ni tampoco puedes expresarla a través de tu cuerpo porque al instante es denigrada o tomada a chiste (me pregunto si alguna de las personas que escribió esos titulares basura llegó a preguntarse seriamente qué te llevó a apoyar a Podemos). Sin embargo, aunque no tan explícito, Albert Rivera hizo también su desnudo y no recibió muchas críticas al respecto (lo que también hace que me pregunte qué hubiera pasado si la protagonista del cartel hubiera sido Inés Arrimadas).

    Personalmente, creo que es correcto utilizar el sexo como arma o instrumento político ya que ambos son aspectos pasionales e intrínsecos del ser humano y han ido muy juntos a lo largo de la historia (un buen ejemplo de ello serían las uniones matrimoniales entre monarquías o para alcanzar un mayor estatus social o riqueza), aunque de forma menos explícita (lo que me resulta algo hipócrita). Sin embargo, me reitero en que nuestra visión del propio sexo, del desnudo femenino y de los trabajadores sexuales debe evolucionar y librarse de estereotipos para que la idea que se pretenda transmitir no sea difuminada por quienes no saben ver más allá de unos genitales y consideran que la opinión de una actriz porno no tiene valor más allá de lo concerniente a temas sexuales. Sois tan ciudadan@s como cualquiera y, como tales, entes políticos con derecho a voto y a decidir qué es lo que os parece mejor para el país.

    Y ya para terminar, para la foto de estas elecciones (si la vas a hacer), ¿has pensado utilizar el logo de la coalición o el de cada partido por separado?

    Un abrazo muy fuerte y gracias por apoyar al cambio desde tan lejos ^^.

  10. Buenas !!!

    El fin justifica los medios se ha dicho siempre. Yo particularmente creo que, al igual que la religión, las preferencias políticas de cada uno deberian quedar en el ámbito privado ( el que alguien se ufane de ser de X o Y me recuerda más al hooliganismo del fútbol ).

    No confundamos el indicar yo soy de X o Y con el defender cuestiones políticas.

    El defender una determinada causa política, excepto aquellas que la propia historia ha determinado justamente que más que acciones políticas son acciones criminales, cualquier medio o forma es lícita.

    En su tiempo, durante la Comtrarreforma, se le indicaba al pueblo llano, que, en caso de discusión teológica, ante la imposibilidad de responder adecuadamente en un debate, se dijese aquello de ” doctores tiene la ihlesia que sabrán responder adecuadamente”. Hoy dia, todos y cada unonde nosotros, podemos defender y argumentar una determinada idea política con los medios que poseamos o consideremos oportunos.

    Que sea más o menos acertado, pues responderá al criterio de cada uno oiga….

    ¿ El uso del cuerpo como arma política ?… bueno… mejor usar eso que no un arma ¿ no ?…. otra cosa es que tenga mayor o menor peso argumentario/relevancia.

    No es lo mismo el uso del propio cuerpo de Rosa Parks, que el de Maria La Piedra ( opinión personal ), pero a partir de ahi, el insultar o la mofa, pues va un abismo.

    Quizás más importante que el medio, sea el contenido ( al hilo de la anécdota que comentas del Hiyab ). No es tanto cómo se inicia el debate, sino la cuestión de fondo a tratar…

    En fin, cada uno que use lo que cree más oportuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>